Un tango llamado Facility Services

Tango JanyflorTrabajando cómo explicar a nuestros clientes en qué podemos ayudarles hemos aterrizado en este particular baile y, también, descubierto que los Facilities (Services o Management) bien concebidos y ejecutados tienen mucho de tango.

Quién es quién

El tango llegó para revolucionar el baile popular pues se trata de una danza sensual en la que una pareja abrazada propone una profunda relación entre los bailarines, vamos que como diría mi abuela: “Si esto es la guerra, que no venga la Paz”-.

Con respecto a los y/o Management, nuestro otro protagonista, descubrimos que no resulta fácil encontrar una definición consensuada y para centrar su propósito quizás lo mejor sea exponer sus principales señas de identidad:

  • Son que a menudo se demandan por separado y otras veces caminan de la mano, bajo el paraguas de un mismo operador.
  • Como su propio nombre indica, son actividades empresariales encuadradas en el sector terciario.
  • En su ejecución se realizan y supervisan trabajos no vinculados al principal objetivo empresarial del cliente.

Llegado a este punto probablemente os preguntareis cual es la conexión entre ambos miembros de tan singular pareja de baile, es decir, qué une el tango con nuestra actividad como prestadores de facilities, y para resolver la incógnita os proponemos  descubrir el significado de bailar con destreza un tango.

Un tango bien bailado

La receta para un tango bien bailado incluye 3 ingredientes básicos, sin los cuales la danza se ejecuta de manera pobre, autómata y frágil:

1.- Técnica

La técnica se adquiere por medio de la práctica y el conocimiento de la pareja de baile, durante muchas horas de ensayo y jornadas interminables en las que los bailarines practican cada paso hasta dominar la coreografía compartida.

Ocurre lo mismo en la prestación de facilities, la experiencia del operador y el conocimiento, que éste tenga de su cliente, son imprescindibles para que funcione a la perfección el engranaje.

2.- Confianza

Un buen tango respira confianza y  permite que los bailarines no teman caer o lesionarse, pues se saben continuamente mimados por su pareja de baile y, de esta manera, se pueden  despreocupar mientras se entregan por completo a lo importante: bailar.

Cuando nos hacemos cargo de diferentes actividades del cliente hacemos crecer la confianza que fue depositada en nuestra organización con la calidad del desempeño diario, es decir, con la capacidad de mimar cada detalle para que nuestro cliente, como en las parejas de baile, se pueda entregar por completo a lo importante: su negocio.

3.- Pasión

El tercer y último ingrediente, pero no por ello menos importante, es la pasión. Esa fuerza visceral, intuitiva, primigenia que a modo de pegamento nos ayuda a ligar la salsa. Si no fuera por este componente, aun bien bailado, el tango sería una especie de ejercicio gimnástico y eso no se corresponde con la definición que, de él, dábamos al principio de esta entrada.

Y sí, reconocemos que la pasión es nuestro ingrediente favorito porque la prestación de servicios se manifiesta plenamente y con máximo rendimiento cuando empatizamos con nuestra pareja de baile y no sólo atendemos sus deseos sino que nos adelantamos a ellos.

¿Nos sacáis a bailar?

Estimado cliente/a:

Si estás pensando en salir a bailar y necesitas pareja, asegúrate de que el resultado de tu elección cumpla con los ingredientes señalados para que la danza sea bien interpretada.

Pídenos atención para detectar cada nueva necesidad, empatía para entender aquello que puede significar para ti una preocupación, paciencia para entender que a veces tendremos que cambiar el paso porque tus circunstancias así lo exigen, asertividad para comunicar siempre con el objetivo común de que todo es mejorable por definición, y …mucha, mucha pasión.

Pongamos un ejemplo, si fuera la lo que nos has encargado un tango bien bailado significa que nos percibirás por el olor a fresco; por encontrar la pizarra lista para contarles a tus alumnos una nueva metáfora; por saber transmitirte que sería más eficiente que retrasásemos nuestro turno de la tarde en la nave principal, sin esperar a que tu adviertas la necesidad;  por nuestra disponibilidad cuando vas a pedirnos un esfuerzo extra porque tienes una visita importante y necesitas que atrasemos la hora de salida; en definitiva, por sentirnos parte del camino que realizáis en vuestra organización.

“Pídenos que siempre bailemos el mejor tango contigo” 

Y lo dejamos aquí con un poco de humor… ¡No nos fiemos de las apariencias!

¡Mucho éxito en la elección de vuestras parejas de baile!

Gracias por vuestro interés, si os ha gustado nos encantará que compartáis esta entrada.

También os puede interesar:

 

Comparte!!!
    Añadir a favoritos el permalink.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *