Los microbios, la limpieza y tu smartphone

JANYFLOR_bichos

¡Ojo! que no todos los “bichos” son malos

Los microbios o microorganismos son seres vivos visibles tan solo a través del microscopio y popularmente considerados cómo el enemigo. Sin embargo, debemos recordar que además de los de carácter patógeno existen versiones beneficiosas de nuestros minúsculos protagonistas, sin los cuales no sería posible la vida tal y cómo la conocemos.

Quién a buen microbio se arrima buena salud le cobija 

De este modo, hemos aprendido a aprovechar los procesos naturales de los microorganismos para obtener beneficios en áreas tan diversas como la salud humana, la alimentación, la industria, la agricultura o el medioambiente. Algunas aplicaciones como la penicilina en medicina o el queso en alimentación son generalmente conocidas pero no ocurre así con otras muchas.

La biotecnología moderna ha seguido trabajando y ahora podemos incluir nuevos usos beneficiosos de las bacterias como son los plásticos biodegradables o la limpieza del ambiente mediante la biorremediación. Se define por biorremediación a todo proceso que procura restaurar el equilibrio de los microorganismos en su medio natural, otorgándoles el papel protagonista y ayudando así al propio sistema de reparación de la naturaleza, como es su empleo en la intervención tras desastres naturales que derivan de la contaminación por hidrocarburos.

Combatir al bicho que resulta “pérfido”

Janyflor_Limpieza_microbiosEn los microbios están representados cuatro grupos de seres: bacterias, protozoos, hongos y algas. Los considerados patógenos son aquellos capaces de penetrar y multiplicarse   en otros seres vivos (personas, animales o plantas) provocando a los mismos una enfermedad.

Por medio de la desinfección evitamos que los gérmenes nocivos infecten una cosa o lugar y esto podemos llevarlo a cabo mediante la esterilización y la aplicación de desinfectantes

Puntos críticos de contaminación por microorganismos patógenos en el hogar

En nuestras viviendas los espacios con mayor riesgo de contaminación y  desarrollo bacteriano son la cocina y el cuarto de baño por ser zonas húmedas y las más utilizadas del hogar.

Fregaderos, escurreplatos, estropajos, esponjas, bayetas, bañeras e inodoros son elementos a los que debemos prestar especial atención en las tareas de higienización y desinfección realizando una limpieza regular con productos específicos, cómo puedan ser la  lejía o los detergentes bactericidas, para limitar el riesgo microbiano.

No debemos descuidar, en nuestra cruzada contra “el bicho malo”, los elementos hogareños responsables de desperdigar a estos indeseables personajes por toda la casa:

  • utensilios utilizados para la limpieza o nuestro aseo personal: paños, fregonas, toallas, esponjas, cepillos, etc. debiendo extremar su limpieza y/o reposición.
  • superficies en contacto con las manos o los alimentos porque son potentes transmisores de contaminación cruzada, ya que concentran y diseminan gérmenes de todo tipo. Las superficies que sólo están en contacto con las manos son: pomos y tiradores de puertas o armarios, tapas de inodoro, bañeras, los teléfonos, tablas de cortar, encimeras, frigoríficos, utensilios de cocina, etc.

Hasta aquí, seguro que nos resulta todo habitual en nuestras rutinas personales pero quizás no hayamos reparado en que existe un nuevo elemento en nuestras vidas, constantemente presente, al que quizás no prestamos tanta atención: “nuestro smartphone”

¡Fuera bicho malo!

Nuestros teléfonos móviles son auténticas colonias de microbios y en su mayor parte patógenos. ¿Os suena esta escena?: Viajamos en el transporte público, la mano en la barra de sujeción, cuando de pronto nuestro Smartphone vibra, soltamos la mano para manipularlo y ponemos nuestros dedos en la pantalla para contestar un mensaje, de pronto recibimos una llamada, y entonces… ¡ta-tachán!…llevamos el aparato a nuestra cara, cerca de la boca, y … ¿podéis suponer el final de esta historia?

Por ello, además de eliminar la suciedad y grasa acumuladas cosa que si hacemos habitualmente (recordemos utilizar productos no abrasivos como las toallas húmedas especiales para la limpieza de gafas o los productos de limpieza de equipos de fotografía) si nos preocupan “los bichos” que pueden estar viviendo en nuestro teléfono, podemos limpiarlo con 2-propanol también llamado alcohol isopropílico:

  • es más suave que el alcohol convencional y desinfecta igualmente
  • se evapora rápidamente sin dejar marcas
  • y también nos sirve para eliminar la grasa y suciedad

Sólo una cosa más antes de concluir este post 😉

Importante

RESPETA siempre las recomendaciones de uso de los productos químicos para evitar accidentes

Gracias por vuestra atención!!!

Si os ha gustado este articulo os animamos a compartirlo y os invitamos a leer

Comparte!!!
    Añadir a favoritos el permalink.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *